En la prensa

QBloc y Opesim: La gestión integrada de la cirugía ambulatoria

MEDIA : tecnología hospitalaria
Fecha de publicación : Septiembre

  • Compartir este artículo :

El desarrollo de la cirugía ambulatoria, un verdadero avance en la asistencia quirúrgica de los pacientes, conlleva importantes retos en materia de sistemas de información. Las soluciones desarrolladas por el grupo Evolucare están creadas para optimizar la gestión ambulatoria, desde la programación de los recursos hasta los datos de vigilancia postoperatoria, pasando por la trazabilidad de todos los eventos.

El desarrollo de la cirugía ambulatoria, un verdadero avance en la asistencia quirúrgica de los pacientes, conlleva importantes retos en materia de sistemas de información. Las soluciones desarrolladas por el grupo Evolucare están creadas para optimizar la gestión ambulatoria, desde la programación de los recursos hasta los datos de vigilancia postoperatoria, pasando por la trazabilidad de todos los eventos.
Al permitir que el paciente reciba el alta el mismo día de su intervención, la cirugía ambulatoria aporta beneficios que ya no se tienen que demostrar, tanto en lo referente a la calidad de los tratamientos (limitando, por ejemplo, la exposición a las infecciones nosocomiales) como en materia de optimización de los recursos (plataformas técnicas y personales).

 

El contexto

Hace diez años, las intervenciones ambulatorias representaban apenas algo más del 30 % de la actividad quirúrgica global en Francia. Los poderes públicos han desarrollado estímulos y han fijado un objetivo del 70 % para 2022. En 2017, el porcentaje de cirugía ambulatoria se había casi duplicado, alcanzando el 55,9 %[1], y mostrando, aun así, una ralentización que impulsa a los profesionales a reclamar más inversiones para la formación, más información para el paciente, la organización de la coordinación y materiales.

Compartir información a todos los niveles —desde la consulta preoperatoria hasta el seguimiento postoperatorio del paciente, pero también desde la planificación de la actividad hasta la facturación— constituye un elemento fundamental para el éxito y el desarrollo de las prácticas ambulatorias. Ahora bien, la informatización de la actividad quirúrgica se ha beneficiado de inversiones regulares, tal y como lo muestra el Atlas de los Sistemas de Información Hospitalarios de 2018 [2]. Contamos en la actualidad con un 75 % de establecimientos equipados con programas de gestión de quirófanos (proyecto finalizado para el 63 % y en curso para el 12 % [3]). No obstante, los resultados son más modestos en lo que se refiere a los expedientes de anestesia, ya que solo los grandes centros hospitalarios [4], los centros destinados a la lucha contra el cáncer y las clínicas tienen un porcentaje de informatización (finalizada o en curso) superior al 50 %. Los hospitales universitarios, por ejemplo, tienen aún buenos márgenes de progresión.

Líder en el dúo quirófano-anestesia

Evolucare Technologies, respaldado por las reconocidas referencias de sus soluciones Qbloc (gestión de los quirófanos) y Opesim (anestesia) [5], ha consolidado su implantación en el mercado gracias a su perfecta complementariedad y su capacidad para integrarse en cualquier sistema de información hospitalario. «El mercado ha cambiado mucho últimamente», explica Florent Desplanques, ingeniero comercial en Francia. «La necesidad de soluciones multicentros adaptadas a las GHT (agrupaciones hospitalarias de territorios), por un lado, y la presencia de soluciones obsoletas que pierden terreno, por el otro… nos han permitido convertirnos en líderes en el dúo quirófano-anestesia».

Despliegue en seis meses

Esta complementariedad es la que permite a Evolucare Technologies responder, con Qbloc y Opesim, a todas las necesidades funcionales que surgen en el contexto de la cirugía ambulatoria. «Las especificaciones de las licitaciones siempre incluyen una sección ambulatoria, aunque sea modesto», observa Samuel Bouedo, experto en productos. «Los profesionales se muestran más prudentes porque la evolución hacia el ambulatorio pone en duda su gestión del quirófano habitual ».
El proceso de despliegue considera estas preocupaciones. Las fases propuestas permiten probar la nueva organización, ajustar la configuración y aumentar progresivamente el tipo de especialidades, de intervenciones y de pacientes implicados.
«Se necesitan aproximadamente seis meses para implantar la solución informática una vez que se ha definido correctamente el equipo de referentes», precisa Colinot Basset, ingeniero de aplicaciones. «En la mayoría de los casos, los establecimientos entienden que la herramienta no solo les ayudará a organizarse mejor, sino que también les ayudará a definir sus ideas en materia de organización de su actividad ambulatoria ».
«Tener la posibilidad de documentar y trazar el seguimiento del paciente sin perder tiempo es un verdadero motor para animar a los profesionales, los anestesistas, los enfermeros y la secretaría a utilizar esta solución», añade Samuel Bouedo.

 

Técnicas hospitalarias – Septiembre/Octubre de 2018

[1] Comunicado de la Asociación francesa de cirugía ambulatoria
[2] Publicación anual de la DGOS que mide la evolución del despliegue de los sistemas de información hospitalarios desde 2013
[3] Dato basado en los establecimientos que disponen de un quirófano
[4] Cuyo presupuesto es superior a setenta millones de euros
[5] Los centros hospitalarios de Bayona, Auch, Morlaix, Le Havre, Châtellerault, Tourcoing, Vitré…